martes, 9 de febrero de 2010

Los ni-nis




Llevo cierto tiempo sin escribir en el blogs, en parte por un cansancio infinito a expresar mi protesta ante las tropelías de la clase política o la inactividad de la clase social, me ha sacado de esta atonía una carta leída en la sección cartas al director de El País.


Pido perdón al autor de tal carta, D. Tomás Salinas García, por hacer uso de su misiva sin su autorización y le agradezco que, con su carta, me ayude a expresar mi desilusión ante tanta nadería.

A continuación copio la carta:



Estamos en manos de una auténtica y genuina generación Ni-ni. No me refiero a los jóvenes que no tienen ni oficio ni beneficio y exprimen la supervivencia de sus progenitores.

Tampoco hablo de los universitarios que, al acabar su formación, no encuentran ni un empleo digno ni una mísera oportunidad para demostrar sus cualidades, ni de los que no poseen ni perspectivas ni posibilidades de progreso en sus trabajos, por no hablar de los parados que no vislumbran ni presente ni futuro para ellos y los suyos.

De igual forma, no sería justo bautizar de esta forma a los pensionistas que no pueden ni opinar ni hacer nada para evitar el desastre que se les avecina, ni al españolito medio que ya no consigue ni llegar a fin de mes ni tiene medios para pelear por ello.

Los verdaderos Ni-ni que nos conducen a la pobreza son grupos corporativistas que no tienen ni escrúpulos ni vergüenza. Al frente de ellos se sitúa una casta política que ni sabe lo que es trabajar en pos del bien común ni ganas que tiene de saberlo. Criaturas malditas sin corazón ni conocimiento que ni pueden ni quieren mejorar la vida de los demás. Vampiros que sólo se protegen a sí mismos con sueldos y jubilaciones ultrajantes, mostrando un rostro en el que no aparece ni la cordura ni la decencia.

Junto a ellos, fundidos, encontramos a los asesores y demás parásitos millonarios que ni trabajan ni cumplen con los cometidos que justifican su innecesaria existencia. Si completamos la lista con los especuladores, algunos banqueros desalmados y ciertos explotadores de lo ajeno que ni humanidad ni solidaridad muestran en su comportamiento, tenemos completa la generación Ni-ni que no nos deja ni vivir ni pelear por nuestra supervivencia.

No deberíamos permitir ni que nos derrotaran ni que nos humillaran todos los días.



Cuanta razón lleva D. Tomás, pero mientras sigamos en nuestras trincheras ensalzando “lo nuestro” y denigrando “lo de los otros”, este país tiene muy poco futuro, por qué, por eso precisamente, viven toda esta panda de ni-nis.









5 comentarios:

gabriel cusac dijo...

Nada cambiará si no nos replanteamos los fundamentos de la riqueza. Ahora que los pobres estamos pagando la crisis provocada por la avaricia de los ricos, quizá pueda verse más claro. No somos más que lacayos de un sistema capitalista brutal, que expolia los recursos naturales y humanos de cada país en favor de unos pocos. Ese gremio de hijos de puta que hemos dado en llamar "casta política" lo sabe muy bien, pero ellos ya se han subido al carro; ganan incluso más cuando salen de su púlpito, como "consejeros" de tal o cual gran empresa (esto ya lo sabían los descamisados Felipe González, Miguel Boyer, etc). Llamadme leninista, chavista, antisistema, extremista, radical o lo que os apetezca: creo que sería necesario comenzar la higienización política nacionalizando la banca y las grandes empresas energéticas. A partir de aquí, ya veríamos. Aunque ahora la mayoría de la gente pensará que la solución es votar al PP, como si el cambio de títeres preocupara al marionetista.

Duende Crítico dijo...

Yo también he hablado de estos señores. La clase política es una casta, impenetrable, que disfruta de unos privilegios que no le son suyos. En fin, una vergüenza.

Un saludo.

El Lobo Estepario dijo...

Estimado Gabriel, en este blog son aceptadas todas las opiniones, siempre que se hagan con respeto, como las tuyas.

Estoy de acuerdo con los dos, solo un pero o más bien unas preguntas ¿Podemos cambiar esta situación? ¿cuando esta sociedad va a poner a estos "señores" en su sitio?

Creo que debemos usar mas la razón a la hora de votar (ese es el momento)y no estar tan presos de nuestros ideales, recordarles a los partidos y a los políticos que estan "gracias" a nuestro apoyo.

gabriel cusac dijo...

Ójala tuviera la respuesta a estas preguntas, "hermano lobo". Siempre he desconfiado de los mesías y de los mensajes mesiánicos, pero quizá la solución tenga que venir de un heroe, de un espíritu puro y valiente que entienda la política como servir a los demás (y no servirse de los demás)y se deje la piel por recuperar el significado de la palabra democracia. Un redentor, en definitiva. Ahora bien, tal como está el patio, me parece que tenemos difícil el "advenimiento": la corrupción política es la variante más visible de la corrupción social. Estamos podridos. Digo yo.

Caminante dijo...

ESTAMOS ANTE EL DESNUDO DE LAS IDEAS... como dice mi antecesor "el cambio de títere poco le preocupa al marionetista"
¡Ahí está la clave! En tanto en cuanto no hagamos "pupa" al "director de escena" éste seguirá utilizando a sus muñecos. Son muchos y más débiles.
También, esa clase política es el reflejo de la degeneración social
¿Qué hacer? ¿Seguir resistiendo en las trincheras?...

Yo venía a otra cosa, que acaba de publicarse este texto que pusiste hace dos meses -su doble mensuario-

* febrero 15, 2010. Yo acuso (me) ... (+ Lobo Estepario)
(Publicado por El Lobo Estepario el martes 15 de diciembre de 2009 en su blog: Lema: "La palabra, como arma, en la lucha contra las injusticias" PAQUITA) elhombredemusgo-elloboestepario.blogspot.com/

Nada más lejos de mi intención y de (...)

... interesante asunto el de la carta que has colgado, sí señor.
Besitos para los tres: PAQUITA